El Síndrome del impostor




¿Tu hijo o hija obtiene unas calificaciones estupendas, elogios por parte de sus 

profesores/as, tiene éxito en los deportes y, a pesar de todo, sigue pensando que todo 

esto se debe a la “buena suerte”? ¿tienen la sensación de no estar a la altura, de no ser 

lo suficientemente buenos? Si esto es así, podemos estar ante un caso de síndrome del impostor.


Las personas que padecen este síndrome no se sienten merecedoras de lo que 

consiguen, suelen ser muy exigentes consigo mismas, se ponen una lista de tareas 

imposible de realizar.


En mucho de los casos se sienten la oveja negra de la familia, ven que sus hermanos/as 

son los inteligentes, ellos o ellas los simpáticos; piensan que sus padres han obtenido 

logros que ellos/ellas jamás podrán alcanzar.


Entre las consecuencias de este síndrome, se encuentran:
·       
-   El miedo a pedir lo que les gustaría.
·   
El miedo a hacer cosas nuevas.
·      
-    Sentirse mal cuando le elogian.
·      
-    Baja autoestima.
·       
-   Falta de motivación.
·         
Abandono de actividades.
·        
Buscar excusas para no quedar con gente.
·        
Etc.

Las consecuencias van aumentando a medida que la situación se va prolongando en el 

tiempo.

Comentarios